¿Cómo debes limpiar tu lengua para evitar el mal aliento?

¿Cómo debes limpiar tu lengua para evitar el mal aliento?

Según los expertos, la lengua es la gran olvidada durante el proceso de cepillado. Pero, la lengua es de vital importancia para mantener la salud bucodental, por lo que su limpieza es fundamental, además de que evitarás problemas como el mal aliento.

Si no sabes cómo limpiar la lengua adecuadamente, con todo gusto te explicaremos la mejor forma de hacerlo. Como expertos en la higiene dental, nuestra prioridad es que te mantengas informado, por eso te dejamos algunos consejos de cómo cepillar tu lengua.

¿Cómo debes limpiar la lengua correctamente?

El proceso de limpieza de la lengua es rápido, y simple, no te tomará mucho tiempo, te explicamos cómo debes hacerlo:

  • Comienza desde atrás hacia adelante, trata de llegar atrás lo más que puedas, para una limpieza más completa.
  • Puedes usar un raspador, creados específicamente para este fin, o la parte de atrás de tu cepillo dental también puede servir. No imprimas demasiada fuerza en el proceso, no es necesario.
  • Aplicar un poco de pasta dental antes de limpiar la lengua puede agilizar el proceso. O utilizar enjuague bucal por unos dos minutos, también puede ayudar a hacer más sencillo el retiro de la suciedad de la lengua.
  • Una vez que termines de limpiar la lengua, vuelve a enjugarte la boca.

¿Por qué la higiene lingual es tan importante?

La halitosis o el mal aliento, es causado por problemas de xerostomía, caries, así como las enfermedades periodontales. Pero, estas no son las únicas causas, ya que, incluso vicios como el tabaquismo, o una deficiente higiene dental y lingual, pueden desencadenar este problema.

Cuando te limpias la lengua de forma adecuada, evitarás que en esta se acumulen bacterias, que pueden terminar por desencadenar problemas de caries, o incluso gingivitis y periodontitis. Es por esto que es tan importante limpiar la lengua, porque eliminas las bacterias, y fortaleces la higiene dental.

Normas generales para mantener una boca saludable

  • Acude al dentista de forma periódica, al menos una vez al año.
  • Cepíllate dos o tres veces al día por unos dos minutos cada cepillado.
  • Cambia tu cepillo dental cada 3 meses.
  • Complementa el cepillado usando hilo dental y por supuesto, el enjuague bucal, este último es importante para mantener un aliento fresco.
  • Limpia tu lengua, ya sea con la parte posterior del cepillo o con un raspador lingual, pero, en cada cepillado, no dejes de hacerlo.
  • Cuida lo que comes, esto es más importante de lo que crees.

Recuerda, así como hay alimentos que cuidan tus dientes, hay alimentos que los perjudican. Aplicando cada una de estas normas podrás disfrutar de la mejor higiene bucal.  

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp