¿Qué es la Blancorexia?

¿Qué es la Blancorexia?

Tener unos dientes completamente blancos puede convertirse en una verdadera obsesión, sí, algunas personas llevan más allá el deseo de que su dentadura luzca un blanco perfecto, al punto de llegar a perjudicar su esmalte al someterse a continuos blanqueamientos.

Si bien, un blanqueamiento dental de manera oportuna no tiene por qué generarte problemas, cuando padeces de blancorexia la situación cambia.

¿Qué se entiende por Blancorexia?

El término blancorexia hace referencia a la obsesión de las personas por tener dientes completamente blancos, aunque esto a simple vista no parece ser un problema, la situación cambia cuando nada parece ser suficiente.

A pesar de someterse a tratamientos continuos y constantes, quienes padecen de blancorexia nunca verán sus dientes suficientemente blancos, siempre encontrarán manchas y otros problemas asociados al color de los dientes.

Causas de la blancorexia

Las causas de la blancorexia son netamente psicológicas, entre las que destacan podemos mencionar:

  1. La publicidad constante que se hace a productos que garantizan un blanqueamiento dental rápido, efectivo, duradero.
  2. La presión social en la que se fomenta la idea de que una dentadura perfecta ha de ser 100% blanca.
  3. La influencia de las celebridades que lucen dientes que pueden llegar a ser exageradamente blancos.

¿Cuáles son las consecuencias de la blancorexia?

La blancorexia lleva a que las personas se sometan constantemente a tratamientos de blanqueamiento dental y en la mayoría de los casos estos no se hacen bajo supervisión médica. Las consecuencias que esto trae consigo son:

  • Hipersensibilidad dental debido al debilitamiento del esmalte por el uso excesivo de productos y por someterse a muchos tratamientos de blanqueamiento dental.
  • Irritación de las encías como consecuencia de lo anteriormente expuesto.
  • Alteraciones en la percepción del sabor, el uso de productos químico puede incluso tener efecto en tus papilas gustativas.
  • Pérdida o desmineralización del esmalte dental, por someterlo a productos corrosivo.
  • En los casos más graves puede presentarse Necrosis pulpar y esto tendrá como consecuencia la pérdida del diente.

¿Cómo prevenir la blancorexia?

Lo fundamental para superar este problema es comprender que no todos los dientes son blancos, investiga sobre cuál es el color natural de los dientes y verás que sin importar lo que hagas, algunos no llegarán a ser 100% blancos.

Debes entender que con el paso del tiempo tus dientes comenzarán a cambiar su color y que someterte a tratamientos continuos para evitarlo solo puede agravar el problema.

Cuida tus dientes, en ocasiones el no tener dientes blancos deriva de una mala higiene y de una mala alimentación, así que, asume tu responsabilidad y podrás tener una dentadura más perfecta.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp